martes, 23 de julio de 2013

 
Terry Kelly es un prestigioso criador británico de Fife. Ha escrito y producido numerosos trabajos sobre esta raza. El artículo que sigue es una traducción de uno de sus trabajos más interesantes sobre como realiza él la selección de sus Fifes.
Una vez que los canarios han terminado la muda inicio el proceso de clasificar los jóvenes que voy a llevar a los concursos y, más importante aún, conservar para la cría del próximo año. Hay que tener en cuenta que los mejores machos para concursar no son necesariamente los mejores que hay que conservar para la reproducción.
Regla Número Uno
Al seleccionar  a los canarios con los que me voy a quedar siempre mantengo a las parejas que han producido a los mejores jóvenes. Aunque con una buena gestión de la línea de cría éstos deben ser sus mejores pájaros de todos modos.
Decido que el macho amarillo claro, que fue segundo en su clase en la Exposición Nacional y el mejor claro en el concurso especial de Fifes, se va a mantener por un año más en base a la calidad de los jóvenes que produjo (y en especial su hijo, que es mi mejor macho amarillo claro este año
Después de haber hecho eso, pongo todos mis machos amarillos claros en jaulas individuales y elijo los  mejores para quedarme con ellos, teniendo siempre en cuenta su filiación (ascendientes). En caso de duda, elija los hijos de las parejas del año pasado con las que usted se va a quedar, ya que probablemente producirán los mejores jóvenes, al igual que ya lo han hecho sus padres.
Después de haber seleccionado los  machos y teniendo claro lo que  estoy buscando, tiene sentido de pasar a seleccionar a las hembras amarillas claras que se emparejarán con los machos  seleccionados anteriormente. Aplico las mismas técnicas con las hembras que casi todas  pasarán a la voladera.  La única diferencia cuando selecciono las hembras es fijarme sobre todo en las hembras jóvenes  producidas a partir de un cruce abierto. La mejor de ellas será retenida a pesar de que no esté entre las cuatro mejores aves que pueden ir a una exposición. Puede ser que al  segundo año de haber cruzado mis pájaros con otro de un plantel o stam diferente al mío, sea cuando salga lo  que estoy buscando, y esos jóvenes tendrán las tres cuartas partes de mi propia sangre. En cualquier caso, se necesitan cruzamientos de alta calidad para desarrollar un programa de cría en línea, frente a un programa de cría en consanguinidad, tal como explicaré más adelante.
Proceso de Selección de los Jóvenes.
Cuando he escogido los machos y las hembras que pueden ser adecuados paso a aplicar estrictamente  mis criterios personales para seleccionarlos.
Pongo a los pájaros en jaulas individuales y procedo a seleccionarlos de manera similar a como se hace en un concurso, pero con algunas modificaciones. Consideraré:
·        EL TIPO

·        LA TALLA

·        LAS ALAS Y LA COLA

·        EL COLOR

·        LA POSICIÓN

·        LA CALIDAD
EL TIPO.
Con el tipo nos estamos refiriendo a los puntos que definen a esta raza según ha decidido el hombre. Para todas las razas  establecido unos criterios para decidir cómo debe ser el Norwich, el York o el Fife ideal, normas que no tienen nada que ver con  el canario silvestre de las Canarias o de Madeira.
El punto de partida para el tipo del Fife es una pequeña forma redonda. Desde dondequiera que se mire al Fife se deben ver círculos.
Tres ejemplares de canarios Fife con formas redondeadas por todas partes.
             Hay que pensar en balones redondos, no balones de rugby. La antigua forma del Fife era la de un balón de rugby pero hoy no.

Lo primero que hago es colocar todas las jaulas sobre el suelo. Esta es la forma más fácil de escoger las aves redondas. Deseche todas aquellas que tengan los flancos planos, ya que para usted no son de ninguna utilidad en el criadero, aunque sí pueden serlo en un concurso, pues aunque los Fifes se exhiben en jaulas abiertas para que los jueces les miren desde todos los puntos de vista normalmente no lo hacen y solo les miran de frente. ¿Entonces para qué exhibirlos en estas jaulas? ¿Por qué no utilizar las de Gloster?
REGLA NÚMERO DOS.
Realice un examen más detallado de los Fifes y escoja aquellos cuya anchura de hombros es las dos quintas partes de su longitud total.
Esto es más fácil de lograr en las hembras, en particular las amarillas, pero es algo a lo que debemos aspirar  a fin de lograr la hermosa forma redonda que deseamos en nuestras aves.
Una vez que las jaulas se han colocado de nuevo sobre una mesa debemos buscar los Fifes que tengan una hermosa espalda redondeada.

 
   Pájaros con una magnífica curvatura en la espalda.

 Escoja aquellos que tienen un exceso de curvatura en la parte de atrás si es necesario, porque en los enjuiciamientos dicho defecto desaparecerá cuando  el canario esté “trabajando” para el juez.
Por el contrario, no quiera mucha curva en la parte delantera del pecho, la línea que va desde el pico hasta la parte inferior debe ser una línea con una curvatura continua, no con la forma de barco que primero es curvo y posteriormente casi recto para volver a ser curvo.
Ejemplar con exceso de curvatura en la parte delantera del pecho.
Estos dos ejemplares, el amarillo y el bruno,  son un ejemplo de lo que se considera parte inferior del cuerpo con forma de barco: redondez en el pecho, a continuación la redondez disminuya y el abdomen se hace casi recto, y al final se inicia una curva hacia la cola.
            El fallecido Jim Feather me solía decir: “mira que en la parte posterior tenga tanta curvatura como en la parte delantera” Hoy se le da más énfasis a esta característica.

La cabeza también debe ser lo más redonda posible, aunque en una pequeña ave como ésta es más fácil de lograr por los aficionados. El aspecto  final a considerar, y posiblemente el más importante en esta evaluación general de la redondez,  es que haya una ruptura clara entre  la parte posterior de la cabeza y el comienzo de la curva de la espalda.
 Cuello bien marcado, con clara ruptura entre la cabeza y la espalda, así como entre la cabeza y el pecho.
TALLA.
Mucho se ha escrito y hablado sobre el tamaño del Fife. Mucho de lo cual habría sido mejor no decir. En teoría los Fifes no deberían tener más de cuatro pulgadas y cuarto de largo. ¿Me puede alguien enseñar un macho de calidad de ese tamaño? Si pudieran, y que no fuese una casualidad, me gustaría ver cómo serían sus descendientes. ¿También serían las hembras amarillas de la misma nidada tan diminutas como este macho?
Hay un obsesión en ciertos sectores en determinar el tamaño con exactitud, pero ¿por qué no tenemos un tamaño estipulado para la anchura de los hombros al igual que lo tenemos para la longitud?
Muchos de los mejores  aficionados prefieren machos más grandes (especialmente brunos o isabelas) cuando se trata de reproductorese con tal que tengan el tipo y la calidad.
Algunos de ellos incluso crían  dobles brunos o isabelas (nacidos de padre y madre bruno o Isabela) de vez en cuando para mantener el tipo y producir excelentes hembras amarillas al año siguiente. Estos criadores saben claramente lo que están haciendo, sobre todo con el plumaje.
Cuando estoy seleccionando los Fifes con los que me voy a quedar soy consciente de alguna de las actitudes inflexibles en cuanto a talla. Todos queremos tener pájaros pequeños, ya que nadie va a ir muy lejos con pájaros grandes, pero el tipo debe ser el principal criterio cuando estamos eligiendo nuestros pájaros para criar o para concursar. Ocasionalmente estos criterios pueden ser mutuamente excluyentes.
Los machos brunos o Isabelas de gran tipo producen pequeñas hembras amarillas de calidad. Así que en caso de duda elija un macho un poco más grande para la cría con tal que sobresalga en todas las demás aspectos.
En la segunda parte de este artículo continuaré con el proceso de selección respecto a las alas y cola, color, estabilidad y calidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario