viernes, 27 de febrero de 2015

LLARGUET ESPAÑOL
 Giuliano Passignani
 Italia Ornitológica: agosto-septiembre 2012

         Artículo que considero interesante para conocer cómo ven los italianos el Llarguet Español.
         El Llarguet se reconoce oficialmente en España el año 1996, el reconocimiento internacional tiene lugar en Lausanne en el 2003 y la Federación Italiana lo hace dos años más tarde, en el 2005.

  
         Su forma alargada, la calidad del plumaje y la elegancia que posee este canario han hecho que en pocos años haya ocupado un puesto importante entre las razas de Postura Lisa. Inicialmente los Llarguet que se mostraban en nuestras exposiciones no eran de muy alta calidad, cosa que ocurre cuando aparece una nueva raza en la canaricultura mundial. El gran salto se ha producido gracias a  la Exposición Internacional de Reggio Emilia, donde algunos criadores españoles han presentado excelentes Llarguet, y algunos de estos ejemplares,  adquiridos por los canaricultores italianos, han contribuido a su mejora, estando cada vez más cerca del estándar. También ha contribuido la buena  difusión, y la aceptación que este canario tiene.       En los últimos años,  vemos en Italia  una buena parte de Llarguet españoles que tiene varios defectos morfológicos importantes, y  consideramos también los cambios morfológicos que tienen todas las razas creadas por el hombre, como casi siempre sucede, y que no se tienen en cuenta adecuadamente. Estos Llarguet defectuosos son a menudo premiados porque son muy largos, con el cuerpo bien afilado y estrecho, con un buen plumaje y una excelente posición. Así que vamos a recordar todas las voces del estándar y por lo tanto señalar los defectos que tienen algunos ejemplares y que ha menudo pasan desapercibidos o que se consideran méritos y no defectos.
         El Llarguet es un canario de forma, con una posición que tenga una inclinación de 60º respecto al posadero, es decir, una posición bastante erguida.
     


Para alcanzar una óptima posición el canario debe estar habituado a la jaula de concurso, que debe ser como la del York. El apartado posición, junto con el apartado cuerpo – pecho – espalda, son las dos más importantes.  El cuerpo debe ser largo, con una forma ligeramente cilíndrica, y muy fino. El pecho debe ser muy estrecho, invisible, delgado, sin ninguna prominencia o redondez. El dorso o espalda debe ser estrecho, delgado, sin ninguna prominencia o redondez. Las alas largas, muy largas, estrechas, bien adheridas al cuerpo y sin cruzarse.
         La cola muy larga, estrecha, ligeramente abierta en el extremo. Como se puede comprobar hasta ahora hemos hablado sobre todo de largo, de forma estrecha, delgado, sin prominencia, requisitos que se adaptan al nombre de este canario Llarguet Español (Largo Español).
  


         El plumaje debe ser corto, liso, compacto y bien adherido al cuerpo, el color debe ser uniforme y brillante, sea unicolor, sea manchado o sea en los ejemplares coloreados artificialmente.

 

Las patas, que  no están en un apartado diferente, deben ser largas, ligeramente flexionadas y próximas entre sí cuando el ejemplar toma la posición estándar. La tibia debe ser visible y recubierta de pequeñas plumas.
         He dejado para lo último el apartado cabeza-cuello porque estas dos características dejan a menudo mucho que desear; en un alto porcentaje de los ejemplares expuestos en las exposiciones la cabeza y el cuello no son como se exige en el estándar. La cabeza, tal como se puede ver en el diseño oficial, debe ser pequeña, de forma oval, con el pico pequeño y cónico, proporcionado a la pequeña cabeza. El cuello debe ser de una longitud media, separando claramente la cabeza del tronco.

 

 Desgraciadamente, una buena parte de los Llarguet españoles, excelentes en otros apartados, tienen la cabeza grande, aplanada en la parte superior, con el pico grande y el cuello sin marcar, de forma que hacen un todo la cabeza y el torso. Los  Llarguet que tienen la cabeza grande, aplastada y el cuello grueso, son totalmente diferentes de lo que prevé el estándar a causa de esta errónea característica, que casi les hace parecer otra raza de canarios.



         No es fácil en un buen ejemplar, que supera los diecisiete centímetros de longitud, seleccionar una pequeña cabeza, de forma oval, un pequeño pico cónico y todo ello separado del tronco por un cuello estrecho y bien visible. En Italia hay muy buenos Llarguet, tan puros como los de España, donde he tenido la ocasión de enjuiciar en el último Campeonato Español de Ornitología. En este campeonato he tenido ocasión de ver óptimos ejemplares que son ejemplo de la selección de la raza, y junto a ellos canarios con la cabeza gruesa, sin que el cuello sea bien visible, y algunas veces  con la forma del cuerpo demasiado abultada;



 este defecto es debido a la mala calidad del plumaje, plumaje demasiado largo, demasiado ancho y rico en filo plumas, defecto debido al erróneo emparejamiento de dos ejemplares nevados. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario